36526000_Unknown.jpg

Hola!

Bienvenidas a mi blog!

Hari-kuyo, el festival de las agujas rotas.


Hari-kuyo es un festival que se ha llevado a cabo en Japón desde siglos pasados para brindar tributo a las agujas viejas y rotas con las que se cosió y bordó durante el año anterior.
Al mismo tiempo, es el momento para orar rogando por mejorar el oficio de costura en el año siguiente.
Hari significa agujas y Kuyo significa funeral o exequias .
Las mujeres, muchas de ellas aún vistiendo kimonos, llevan sus agujas al sitio final para brindarles descanso.
El festival comienza a las 6 de la mañana venerando a los Dioses del Mar.  Las mujeres encajan las agujas en un bloque de Tofu (queso vegetal procesado a partir de la soya).
Se cree que la suave textura del tofu reconfortará a las agujas después de su agotadora y ardua labor atravesando día tras día por telas de distintos grosores.
El sacerdote ofrece un discurso en donde reflexiona respecto a la transición de las agujas de ser un objeto utilitario, hasta el día de su llegada para su descanso final.  Finalmente ofrece una bendición a todas las costureras.
Al mostrar respeto y deferencia a la minúscula herramienta que es una aguja, las costureras agradecen con oraciones e imploran al poder y la energía de las agujas para que éstas las acompañen en el año siguiente y que su habilidad y oficio sean cada vez mejores.
Ese día - el 8 de Febrero- nadie debe coser ni bordar.

Tal y como las creencias le dan forma a una cultura, los japoneses le tienen enorme respeto a los objetos cotidianos.  Se cree que las herramientas y utensilios que no se emplean con cuidado se convertirán en monstruos que agredirán al individuo cien años después.  A estos monstruos se les conoce como Tsukumogami o "Espíritu del Artefacto".   De acuerdo a los pergaminos del Tsukumogami, los objetos cobran vida cuando cumplen cien años.  Aunque individualmente un Tsukumogami es inofensivo, si se agrupa con otros, tiene la capacidad de vengarse de aquellas personas que han sido derrochadores, o que se deshacen de las cosas desconsideradamente.
Es por eso que existen rituales específicos para darle descanso final a los objetos.

Contínuamente compramos y remplazamos.  Es raro que atesoremos objetos simples y mucho menos que los consideremos cercanos a nosotros.   Es por eso que el Shinto honra a la naturaleza y a los objetos utilitarios y enseña a los japoneses que todo objeto posee Kami, algo que podría ser un tanto equivalente a los sentimientos de un ser humano.  Es por eso que todo objeto se debe tratar con cuidado y respeto.

El Hari-Kuyo es una festividad dirigida a las mujeres pues son quienes cosen hasta altas horas de la noche.  Es tanto el tiempo que una mujer pasa cosiendo que las agujas se convierten en compañeras cercanas.  Cuando las agujas se gastan significa que ha llegado la hora de partir, y para la costurera, el momento de separarse de una compañera leal.
El oficio y habilidad en la costura ha sido un requerimiento para las mujeres virtuosas desde hace siglos pues era la medida para juzgar el valor que una mujer poseía ya que la costura no es un oficio sencillo y se necesita de disciplina, paciencia, determinación y perseverancia.  Y lo más importante, la costura cultiva la naturaleza interior.  Es por eso que el significado principal de esta Festividad de las Agujas Rotas es el cultivo interior como mujer y madre.
(imágenes de Google Images) 

Además de darle el descanso final que un objeto merece, los rezos además apaciguan a los muertos. Al recordarlos, también se les ofrece calma a los objetos para que descansen en paz y no hagan daño al mundo ni a la familia inmediata.

Dentro de la cultura japonesa, los sentimientos de las mujeres no deben aflorar sino mantenerse para una misma. Es una comunicación silenciosa entre la costurera y su aguja. Por eso, además de darles el descanso merecido, se reza para dejar ir cualquier tristeza que esa mujer haya sufrido durante el año que termina.

Son pocos ya los lugares donde el festival se lleva a cabo. Las mujeres jóvenes y el consumismo hace que ya no se confecciones kimonos como antes.  Sin embargo, hay quienes han hecho todo lo posible porque la tradición continúe.


Un estilo de bordado muy interesante

Una variante moderna