Alejandra.JPG

Hola!

Bienvenidas a mi blog!

Los hombres y el Arte del Quilting

Antes de la colonización del Nuevo Mundo, los hombres eran quienes se dedicaban a todo lo relacionado con los cubrecamas, colchas, centonas o quilts y edredones.  Desde el tejido e hilado, el teñido, la impresión y el diseño de la tela.  Los comerciantes ingleses traían cientos de cubrecamas de la India en el Siglo XVII.  Los sastres europeos recibían pedidos y acolchaban edredones de algodón para el consumo en Francia e Inglaterra.  
Pero cuando el quilting o acolchado llegó a ser una actividad en las Colonias americanas, se  convirtió estrictamente en una labor femenina.  Siempre hubo unos cuantos hombres que lo aprendieron a hacer, muchos de ellos ayudando a sus mujeres pero por supuesto sin que mucho se supiera y se concluye que el ADN del acolchado en Norteamérica era femenino.  Además, como las colchas se confeccionaban y se regalaban a seres queridos pues los hombres se mantuvieron al margen sin involucrarse prácticamente.

Así reza la introducción al libro titulado: Los Hombres y el Arte del Acolchado, escrito y compilado por Joe Cunningham. El autor nos dice que durante los años 60's y 70's, él era ya un hombre que se dedicaba al acolchado.  En ningun momento se sintió que transgredía los espacios marcados por las mujeres siendo que en esa misma época comenzaba ya el movimiento por la igualdad entre hombres y mujeres dándonos a nosotras la oportunidad de entrar en círculos antes totalmente  cerrados y diseñados para ellos solamente.  

Joe Cunningham se sintió a la vanguardia en aquel momento, y han pasado más de 40 años lo que podría dar a ver que se ha generado un movimiento más amplio pero lamentablemente no es así. Los hombres aún ocupan un rinconcito dentro del universo de las Quilts aunque continúan siendo mayoría en lo que respecta a la parte administrativa de negocios de mediana y gran escala relacionados con esta industria.
No obstante, dos factores se han combinado hoy día para hacer la presencia del hombre en esta actividad.  El primero es la máquina de acolchado de brazo largo y luego la Red que permite que se explore el mundo del acolchado a través de las redes sociales ubicando cada vez a más y más señores que se dedican profesionalmente a esta actividad.

Algunos de los hombres que acolchan son:

Bob Adams- 

Ya siendo un maestro de arte, su vida dio un giro importante al conocer a Roberta Horton quien le abrió un panorama distinto al de las Quilts tradicionales.   A sus alumnos les dice que una línea se puede trazar ya sea con lápiz o con la máquina de coser.  Lo que más le inspira es el color y jamás ha utilizado ningun patrón.  Su diseño va cobrando forma mientras lo trabaja.  

J. Phil Beaver-

Lo primero que aprendió a hacer fue la técnica del Bargello, pero después de hacer dos quilts con ese tema, sentía que ya había agotado el oficio para siempre.  Siendo autodidacta en el oficio, decidió comenzar a pintar su propia tela y a trabajar haciendo un appliqué burdo digamos, sin hacerlo a manera clásica volteando todas las orillas, ni tampoco usando material termo fusible.  Lo que hacía era prender con alfileres, a veces más de 1600 toda una escena y de allí proceder a hacer el acolchado a máquina.  La ilustración superior es un ejemplo de esta técnica.  

Jack Brockette-

Ya tejía y bordaba desde que tenía 5 años y en su adolescencia deseaba ser diseñador de modas pero el tema era difícil hasta de sacar en una plática en aquella época, además de que nunca pudo tomar ningun taller de arte en la escuela.  Su carrera profesional lo llevó al mundo administrativo y de bancos pero nunca olvidaba la dicha que le proporcionaba cualquier cosa relacionada con las fibras textiles.  Su esposa lo entusiasmó a tomar sus primeras clases de Quilt haciendo blocks tradicionales.  

Y después de haber explorado el arte tradicional del acolchado, aparece la maestra que le define la ruta de su arte textil- Chunghie Lee quien le enseña a trabajar el Patchwork Pojagi (ver fotografía superior).  Brockette se enamora de la técnica y la domina utilizando en su máquina Bernina un pie específicamente diseñado para eso.  Su técnica es impecable. 
Para ver un tutorial de esta técnica, aquí está el LINK
(mañana les prometo continuar con estos perfiles tan interesantes).  

Ordenó Usted un Martini?

Universo en miniatura