Una larga travesía

Bueno pues aquí estoy reportándome con Ustedes después de estar ausente varias semanas.  Todo comenzó con el viaje para la graduación de Isa, un viaje que duraría 6 días, un pequeño equipaje con 2 o 3 prendas "elegantes" para los eventos y la ropa de viaje puesta.  Mi niña tenía planeado cruzar más de la mitad de los Estados Unidos manejando su camioneta con todas sus posesiones después de vivir 4 años en la Universidad.  Por razones familiares, su compañero de viaje se echó para atrás al último minuto, y ya no había tiempo para encontrar un reemplazo.  Por lo mismo, Isa recurrió a echar a andar el Plan B:  "mami, crees que puedes quedarte tú y nos vamos manejando juntas?"  Y por supuesto así lo hice.
Después de pasar unos días en Nueva York emprendimos la ruta de vuelta.  Cuantos kilómetros manejamos?  casi 3,000 !!!!  
El Arco en San Luis Misouri, una guitarra (inspirada claro en la costura) afuera del Salón de la Fama del Rock n' Roll en Cleveland, el Menú de postres de Balthazar un lugar en Nueva York que te transporta por un par de horas a Paris, vista de Chicago desde la Torre Sears - hoy Willis Tower,  un bombazo de Crochet y la nostalgia en la Ruta 66. 

Dejamos el Estado de Nueva York y llegamos a dormir a la ciudad de Cleveland en el estado de Ohio.  Y qué hay allí?  Pues nadamás y nada menos que el Salón de la Fama del Rock 'n Roll.  Chicas, no saben qué cosa más fantástica.   Nos pasamos un día completo visitando las exhibiciones y ni siquiera alcanzamos a cubrirlo completamente.  A quien le gusta la música se encuentra de repente en su paraíso terrenal.  Este es un museo dedicado exclusivamente a explorar el pasado, el presente y el futuro de la música y el contexto cultural en el cual se desarrolla.  
Nuestra siguiente parada fue la ciudad de Chicago.   Yo no la conocía y fue una sorpresa fantástica. La mayoría de las construcciones fue consumida por el fuego en aquel gran incendio del año 1871 por lo que la arquitectura de la ciudad no es famosa por su antigüedad sino por su originalidad.   Qué placer estético tan fantástico.
El siguiente punto en nuestro recorrido fue San Luis Misouri, ciudad a la cual se le reconoce por el Arco diseñado por el finlandés Eero Saarinen como símbolo de la puerta de entrada al Oeste norteamericano.
Durante este largo pero amenísimo recorrido, tuvimos oportunidad de viajar sobre algunos tramos de la Ruta 66, carretera que se inauguró en el año 1926 y cruzaba una inmensa parte de la Unión Americana, desde Chicago hasta California.   Las increíbles autopistas que hoy cubren el territorio de ese país fueron poco a poco dejándola en el olvido, pero hay algunos tramos que se han restaurado a su esplendor original y donde créanme, parece que el tiempo se ha detenido.