La plancha moderna







El estudio y búsqueda de una plancha que se pudiera calentar por sí misma estaba viento en popa para mediados del siglo XIX.   En 1852 se registró una patente en los Estados Unidos para una plancha que aún utilizaba carbón, pero en 1860 se logró adaptar un tubo de hule que conectaba a un sistema similar al de las lámparas de gas.  De esto surgieron muchas variantes incluso algunas planchas que traían un quemador de flama interno o bien un tanquecito con aceite para quemar.  En 1880 el neoyorkino Henry W. Seely fue el primer inventor que patentó una plancha eléctrica.  
En 1910 la demanda por este tipo de plancha era enorme pues ahora ya el calor se concentraba solamente en la base de la plancha a diferencia de en una habitación completa.  

La plancha Hot Point resultó ser la más vendida pues ya para 1920 una buena cantidad de hogares contaban con energía eléctrica.  La plancha contaba con tres temperaturas.  En 1920, el único electrodoméstico más popular que la plancha resultó ser: el radio.  En el censo de 1941 se comprobó que el 80% de los hogares en Norte América contaban con una plancha eléctrica.