Fibras Naturales Parte 2.

Alergias a la lana y el factor molestia y comezón.

A cuantas nos ha pasado que al ponerse un sweater o bufanda de lana al cuello sentimos cierta incomodidad y escozor? Muchas personas son más suceptibles que otras.  Por lo general se dice que hay quienes son realmente alérgicas a la lana pero es un hecho comprobado que muy pocas personas realmente lo son.
Hay que pensarlo de la siguiente manera: las fibras de la lana son iguales a las fibras del cabello humano y nadie es alérgico a él.  Realmente lo que sucede es que quien lo sufre es por una reacción negativa causada por otra sustancia que viene a la par de la fibra- posiblemente lanolina.   En otras ocasiones quedan residuos de pasto o semillas en la lana o tal vez residuos de los agentes químicos que se utilizan al procesarla.   En la lana de angora, la saliva de los conejos puede ser un alergénico.   Respecto a la lanolina, algunas variedades producen mucha y otros muy poca.  Esta lanolina, algo grasosa, protege la lana y mantiene la piel de las ovejas suave y flexible ( por eso es el ingrediente utilizado como base natural en cremas y lociones cosméticas).

La mayoría de la lana de grandes productores se limpia con productos químicos antes de hilarla y centrifugarla.  Estos agentes químicos ayudan también a evitar la polilla.  Enseguida se prepara para teñirse con otros productos químicos. 

Entonces qué es realmente esa sensación de escozor?  La respuesta es el "factor astilla" que se relaciona con el diámetro de cada fibra.   Las fibras más largas son más difíciles de doblar y cuando las minúsculas terminaciones de las fibras individuales se asoman producen esta sensación de picor.   Cuando más del 5% de las fibras tienen un conteo de más de 30 micrones, la sensación de comezón es realmente evidente.   
La forma en que una fibra se teje y se utiliza en una prenda también puede causar molestia. Los estambres cuyo hilado se hace con todas las fibras paralelas (como la lana Worsted) tendrán menos puntas microscópicas y por lo mismo serán más suaves al contacto.   Otras fibras hiladas sin órden tendrán muchas puntas sueltas y causarán malestar.