Urdimbres y tejidos entre los beduinos

fotos cortesía de: Hand Eye Magazine
 Los beduinos de Palestina se encuentran a lo largo del desierto israelita de Néguev y después de pasar por décadas bañadas y salpicadas por guerras, ocupación y desarrollo urbano y social ahora han efectuado la transición del estilo de vida nómada a la vida sedentaria.  

Se han tenido que ajustar a los constantes cambios políticos entre sus fronteras ya que viven enmedio del conflicto entre Israel y Palestina.  
Estas fotografías fueron tomadas en el centro textil Lakiya Néguev ubicado en un pueblo beduino en uno de los distritos sureños de Israel.  Aquí trabajan 100 mujeres a manera de cooperativa y han preservado la tradición del estilo de los hilados y tejidos en telar de las tribus de beduinos. 

Los beduinos árabes son tribus semi nómadas que se han asentado a lo largo de las planicies árabes por cientos de años, son símbolos de la vida en territorio yermo y se les reconoce por su fortaleza, entereza y su cálida hospitalidad.    Su tejido presume de una belleza sencilla y siguen siendo iguales a aquellos con que se decoraba el interior de las carpas que se instalaban durante sus viajes a través del desierto y las dunas.   

Las mujeres tejen con lana en el Invierno y con pelo de camello en los meses de Verano.  Sus telares siguen siendo son muy ligeros y portátiles como aquellos que se transportaban al lomo de camellos. 

Las mujeres hilaban en ruecas manuales mientras socializaban.  Las carpas mismas estaban hechas con pelo oscuro de cabra y en su interior se apilaban gobelinos y tapetes.   Estos tapetes se utilizaban para sentarse, para cubrir mesas, para decorar las sillas de los camellos, como regalos de boda, arneses, cinturones, bridas y como aislante en las paredes interiores de las carpas.
Debido a sus creencias religiosas  sus textiles no contienen diseños figurativos ya que consideraban cualquier tipo de alegoría un pecado.
Por lo mismo hoy día siguen diseñando bloques de colores sólidos, franjas sencillas y dobles y una gama de colores conservadora.   Cada tribu beduina tiene su propio estilo y en este caso el estilo de los Lakiya se reconoce por las franjas delgadas y gruesas y otros diseños a manera de tablero.    Los colores que utilizan son el rojo, negro, verde olivo y algunos azules brillantes.  Hoy poco a poco comienzan a integrar algunas gamas de naranja y amarillo y azul turquesa. 

Las mujeres Lakiya siguen utilizando el mismo tipo de telares fabricados con materiales de la región y anclados a la arena.  Los tapetes y gobelinos son primeramente tjidos en secciones delgadas  y después unidos con costura dependiendo de el ancho que se requiera.  El terminado es muy llamativo pues se anudan finalmente los puntos con borlas, flecos y cordones que se cosen a mano.