Cerámica

Foto via Z&K Antiques

Las vasijas de cerámica que formaban parte de la vida doméstica y se trabajaban utilizando barro y vidriando o glaseando el mismo con una mezcla de sal. La temperatura del horno donde se trabaja este tipo de recipientes sube hasta los 900 grados centígrados haciendo que la sal (o cloruro de sodio) se pulverise o esparsa en pequeñas gotas mezclándose así con el barro mismo. En la cerámica popular norteamericana del siglo XIX se añadían decoraciones hechas con óxido de cobalto antes de entrar al horno lo que daba como resultado un brillantísimo azul.  Las reproducciones hoy día no utilizan el óxido de cobalto pues es un maineral sumamente costoso.






Este pequeño proyecto está inspirado en aquellas vasijas.  Lo terminé durante el fin de semana. Está hecho con retazos de fieltro de lana.    Si eres seguidora de mi blog y quisieras que te envíe las instrucciones, con gusto lo hago.  Si aún no eres seguidora, únete al grupo y de igual forma me lo pides y te lo envío.  
Se utilizan puntadas sencillas: punto atrás y puntada de relleno. Para fijar sobre la tela, simplemente punto de festón.

Verdad que está hermoso?  Al final simplemente lo acolché y ahora voy a buscar la forma de enmarcarlo.