Para Meditar


Les traduzco y transcribo este texto que me parece primordial con reflexiones  
que a menudo no se toman en cuenta:

Existe un factor clave que puede lastimar los vínculos con los que nos rodean o bien mejorarlos y profundizarlos.  Ese factor clave es nuestra ACTITUD.

Aquí una lista de 20 puntos que de una u otra forma garantizarán el mejoramiento en nuestra disposición hacia los demás.
  1.  Deja de albergar rencores -  Las rencillas son la mejor forma de desperdiciar la felicidad perfecta.
  2.  Deja de quejarte.  En cambio, enfoca tu tiempo y energía para hacer algo al respecto.
  3. Habla siempre, no te lo calles.  Las personas no leen la mente. Aprende a comunicarte con claridad.
  4. Deja el protagonismo.  El mundo gira alrededor del sol y no alrededor tuyo. Date unos minutos siempre para aceptarlo.
  5. No mientas.  A la larga la verdad siempre sale a relucir.  Toma responsabilidad de tus propias acciones pues de lo contrario, las situaciones van a hacerse cargo de tí y no viceversa.
  6. Deja de echar la culpa.   Culpar a los demás no consigue nada.  O te haces cargo de tus problemas o ellos se apoderarán de tí.  Tú eliges.  Cuando culpas a los demás de aquello que te está suediendo, niegas resonsabilisarte - pierdes tu fuerza interna para sacarlo adelante y además fastidias a los demás en el inter.
  7. No vivas con dudas.  Si has pensado que no puedes lograr algo, es un hecho que nunca podrás hacerlo porque ya te convenciste a tí misma.  Pero no dejes que estas dudas interfieran con los sueños de los demás.  Recuerda, el que dice que no se puede lograr, no tiene derecho a interrumpir al que está tratando de lograrlo.
  8. No interrumpas.  Corregir a alguien cuando está absolutamente en un error es una cosa, pero interrumpir constantemente con tus opiniones llega a cansar.
  9. No seas egoísta.  El que da recibe.
  10. No juzges constantemente.  No tienes ni la más remota idea de lo que el otro está viviendo, así como esa persona no tiene idea por lo que tú estás pasando tampoco.
  11. Deja a un lado el cotilleo.  El chismorreo y las habladurías resultan siempre en pérdida. Lastimas y te lastiman. No vale la pena.
  12. No prometas lo que no puedes cumplir.  No hagas promesas que van más lejos de lo que puedes lograr. 
  13. No te mantengas siempre a la defensiva.  Solo porque alguien no ve las cosas de la misma forma que tú las ves no quiere decir que que solo una de las partes tiene la razón. Si mantienes la mente abierta es posible que decubras y aprendas cosas nuevas.
  14. Deja de compararte con los demás.  No existen dos iguales.  Cada quien tiene sus propias fortalezas.  Compite contigo misma solamente.  
  15. No exijas la perfección a los demás.  La palabra "perfecto" es enemiga de la palabra "bueno". Y la bondad es difícil de encontrar en este mundo. No dejes que pase desapercibida.
  16. No trates de querer solucionarle la vida a todos a tu alrededor.  Es imposible.  Sin embargo hacer sonreír a alguien puede cambiarle la vida.  
  17. No hagas trampa ni engañes a nadie.  Solo porque sabes que puedes lograrlo no te autoriza a hacerlo. Piensa más alto. Haz siempre lo que tu corazón te dicte y sé una persona honorable.
  18. No magnifiques las cosas.  La gente se equivoca. Las cosas no siempre salen bien.  No hay razón para someterte a más presión y presionar a los demás.  Una manera de comprobar que no hay necesidad de agobiarse es hacerse uno mismo esta pregunta:  "Qué tanto importará esto dentro de un año?"  Si la respuesta es negativa, entonces no vale la pena perder el tiempo con tantas angustias.
  19. Deja de ser trágica.  Manténte alejada de tragedias ajenas y no necesariamente construyas tus propias.
  20. No brindes consejo constantemente y solamente escucha.  A veces menos consejos son el mejor consejo.  Muchas veces uno necesita de alguien que simplemente lo escuche pues lo más seguro es que dentro uno ya tenga la solución.  Solo necesitan tiempo para pensarlo, para respirar y continuar explorando otros caminos que finalmente les llevarán a encontrar el destino correcto.    
Y recuerda: la relación que llevas contigo misma será siempre la más importante de tu vida.  Así que préstale siempre atención, haz que se desarrolle, aliméntala y jamás te detengas. 
 via: Mark & Angel