Día de San Valentín en Japón y otras celebraciones

En Japón además del festival de Tanabata (Festival de las Estrellas)—versión local del Qi Qiao Jie chino—, el Día de San Valentín se celebra desde febrero de 1958 impulsado inicialmente por la compañía de chocolates Morozoff. Como particularidad, se destaca el hecho de que son las mujeres quienes regalan chocolates a los hombres, ya sean sus familiares, amigos o compañeros de trabajo. En este último caso, el obsequio se vuelve casi una obligación, pues deben regalarles chocolates a todos sus colegas giri-choco, de giri: ‘deber’, y choco apocope de chokorito:chocolate. . Para el hombre que la mujer ama verdaderamente se regala el hommei choco. Como una especie de compensación, inventado por los pasteleros en 1980, los hombres devuelven el favor un mes después, el 14 de Marzo celebración conocida como White Day ‘día blanco’), en el que se suelen regalar obsequios de color blanco, como chocolate blanco, malvaviscos o incluso ropa interior.

Mientras revisaba un poco de información respecto a este tipo de celebraciones alrededor del mundo, me encontré con la leyenda a partir de la cual se celebr el Festival de las Estrellas en Japón..  La leyenda dice así:

Orihime (織姫 Princesa Tejedora ) era la hija de Tentei (天帝 Rey Celestial). Orihime tejía telas espléndidas a orillas de la Vía Láctea (天の川 Amanogawa?). A su padre le encantaban sus telas, y ella trabajaba duro día tras día para tenerlas listas. Pero algo aflijía a la princesa, porque a causa de su trabajo nunca podía conocer a alguien de quien enamorarse. Preocupada por su hija, Tentei concertó un encuentro entre ella y Hikoboshi (彦星 Pastor de las Estrellas), quien vivía al otro lado del río Amanogawa. Cuando los dos se conocieron, se enamoraron al instante el uno del otro, y poco después se casaron. Sin embargo, una vez casados Orihime descuidó sus tareas y dejó de tejer para Tentei, al tiempo que Hikoboshi descuidó su rebaño y dejó que las estrellas se desperdigaran por el Cielo. Furioso, Tentei separó a los amantes, uno a cada lado del Amanogawa, prohibiendo que se vieran. Orihime sintió la pérdida de su marido, y le pidió a su padre el poder verse una vez más. Tentei, conmovido por las lágrimas de su hija, permitió que los amantes se vieran el séptimo día del séptimo mes, siempre que Orihime tuviera terminado su trabajo. Sin embargo, la primera vez que intentaron verse se dieron cuenta de que no podían cruzar el río, dado que no había puente alguno. Orihime lloró tanto que una bandada de urracas vino en su ayuda y le prometieron que harían un puente con sus alas para que pudiera cruzar el río. Si un año ese día está lloviendo, las urracas no pueden venir y los dos amantes tienen que esperar hasta el año siguiente.

Hoy en día en Japón la gente suele celebrar este día escribiendo deseos, algunas veces en forma de poemas, en pequeños trozos de papel o tanzaku (短冊 tanzaku), y colgándolos de las ramas de árboles de bambú, a veces junto con otras decoraciones. El bambú y las decoraciones a menudo se colocan a flote sobre un río o se queman tras el festival, sobre la medianoche o al día siguiente.

Como decía anteriormente, el festival japonés se ha mezclado con el festival chino Qi xi  (Festival para la petición de habilidades). En la antiguedad, las mujeres pedían tener mejores habilidades en el bordado, la costura y la artesanía y los hombres pedían tener mejor caligrafía lo que practicaban escribiendo deseos en hojas de papel. Era costumbre usar el rocío de la mañana para crear la tinta usada para escribir estos deseos…

info principalmente desde wikipedia.