Para muestra basta un botón


Los botones han sido parte de la historia de la moda por muchos siglos. La palabra BOTON viene del término en francés bouton que significa : brote, botón de capullo, trocito, pedacito.
Se dice que los botones se inventaron en Asia hace miles de años pues han sido descubiertos por arqueólogos en sitios que datan entre los años 2000 y 1500 A.C.
Durante el siglo XVI, Francia se convirtió en la capital de la industria del botón.
El rey Francisco I portó una túnica cubierta con más de 13,600 botones. Los franceses aristócratas llegaron a utilizar en su indumentaria botones pintados con los rostros de algunas damas de la corte. En el siglo XVIII los botones tenían de 3 a 5 agujeros y no fue sino hasta el siglo XIX que la manufactura del botón comenzó a producirse en serie con aparatos que los perforaban en lugar de hacerlo a mano. Fue entonces cuando los botones de dos y de cuatro agujeros comenzaron a ser lo más común.
Un obrero en una fábrica de botones al principio de 1900 podía hacer hasta 3,300 botones por jornada de trabajo. Las máquinas que moldeaban botones de plástico podían producir hasta 5mil botones por minuto.
Anteriormente se utilizaban materiales como el hueso o la concha nacar para producir botones. Hoy día pueden producirse botones con cualquier material que uno se imagine, incluyendo cuerno, plástico, cristal, marfil, metal, pasta, plástico, perla, porcelana y madera por nombrar algunos.