Hechos de costales de harina

Remienda, vuelve a utilizar, adáptalo, acondiciónalo…. Este era el lema de la mayoría de los hogares norteamericanos durante la Gran Depresión. Muy pocas familias dueñas de granjas podían darse el lujo de comprar ropa nueva. La mayoría de las madres remendaban calcetines y le cosían parches a la ropa cuando estaba agujereada. La ropa se "reciclaba" y pasaba a manos de los hijos menores. Cuando los granjeros traían a casa los grandes costales de harina o de alimento para los animales, las mujeres los utilizaban como género para hacerles vestidos a las niñas o camisas a los muchachos. Muy pronto, los fabricantes de harina y de costales se dieron cuenta de esto y comenzaron a imprimir diversos patrones en ellos. Funcionó de inmediato como un doble incentivo pues ahora uno esperaba que llegara el nuevo suministro de harina con ganas de ver un nuevo diseño impreso.
En la foto se puede ver como las niñas están vestidas iguales. No son hermanas. La foto fue tomada frente al salón de clases: un solo salón de clases para niños de todas las edades. El año: 1937.
Para abundar más en el tema, sigue el link que te llevará a conocer aspectos de aquella vida cotidiana. http://tinyurl.com/246fd3